Misiones de verano CSC 2019

Misiones de verano CSC 2019

Misiones de verano CSC 2019

Se ha hecho costumbre que cada año los profesos peruanos de Santa Cruz organicen en Perú misiones durante el verano. Y este año las misiones se realizaron en el Santuario Sagrado Corazón de Jesús de la Parroquia El Señor de la Esperanza. Durante diciembre se hicieron las coordinaciones con el P. José Luis, c.s.c (párroco), la coordinadora del santuario, la Hna. Yolanda Lanza, c.s.c, las novicias de Santa Cruz y demás agentes pastorales que participaron como misioneros y misioneras. Está vez la misión llevó por nombre “para que Dios sea amado”, empezó el 7 y terminó el 13 de enero. Un día después de la renovación de votos de Jim y Anthony se dio inicio a la misión con la visita a las familias del sector del santuario para orar, bendecir las casas, invitar a la misa de todos los jueves e inscribirse para el bautizo. Durante la semana se tuvo taller de manualidades para niños de 6 a 12 años, Anthony, c.s.c., junto a Milagros enseñaron a los niños hacer flores de botellas recicladas para adornar el anda de la Virgen María para la procesión del domingo. Por las tardes, nos juntábamos para empezar con una oración y salir a visitar a las familias, y también para empezar las clases de canto con Benjamín quien organizó un coro de niños y niñas. Se visitó a los enfermos con los padres Juan Phalen, c.s.c., y el P. Alfredo Hernández c.s.c. También tuvimos 2 días de encuentros con adultos a cargo de Jim Gutiérrez, c.s.c. y 3 días de preparación de padres y padrinos para el bautizo a cargo del P. Juan. El domingo 13, día de la clausura, empezamos con la procesión de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús a cargo de la hermandad de dicha imagen. Luego tuvimos la misa y bautizo, y terminamos con un compartir para todos los asistentes.

Ha sido un tiempo de gracia que nos ha permitido animar a la comunidad cristiana del santuario para hacer que Dios sea conocido durante las visitas en las familias, para que sea amado en los gestos y detalles de las personas que hemos servido durante la misión y se han comprometido con el santuario a través del servicio desinteresado.

Por eso, damos las gracias a Dios que ha hecho de nosotros instrumentos de su ternura y amor, a nuestra Congregación de Santa Cruz, a la Parroquia El Señor de la Esperanza (por los agentes pastorales y el equipo de logística), a P. Elmer Caro, c.s.c y al Apostolado del Rosario en Familia, a los agentes pastorales del Santuario, a la Hermandad del Sagrado Corazón de Jesús, a la Hna. Yolanda y a las novicias de Santa Cruz.

Esperamos haber contribuido a la construcción del Reino de Dios a través de nuestra disponibilidad para compartir el gozo de seguir a Jesús, el maestro de Nazaret.